febrero 15, 2019 Yield Experiencias Digitales

¿Cómo utilizar la Omnicalidad?

Actualmente nos encontramos en un mundo digital, al que los consumidores dedican la mayoría de su tiempo. Es por esto que las marcas han tenido que actualizarse a las diferentes plataformas y así formar parte de la vida de su grupo objetivo. A partir de la multicanalidad (encontrarse en diferentes canales en los que se encuentra el consumidor), aparece la omnicanalidad.

La omnicanalidad es una estrategia que se enfoca en mantener una relación duradera con los clientes, con la que las marcas deben adaptarse para su conveniencia. El objetivo es brindarle al consumidor una experiencia que facilite su compra y que no alargue el proceso.

Entonces… ¿Cómo funciona en realidad?

Esta estrategia unifica todos los canales en los que se encuentra una marca, de tal forma que el consumidor no se confunda ni encuentre diferencias. Así, el cliente se dirige a una plataforma que le brinda lo que necesita y puede ser redirigido a una tienda física u online. La omnicanalidad va cambiando según las necesidades y gustos del cliente, y la comunicación debe ser unificada.

Ventajas de la omnicanalidad

  1. La imagen de la marca se puede beneficiar, ya que con esta estrategia la experiencia de compra de los usuarios se facilita y reduce los tediosos procesos.
  2. Al mejorar la experiencia de compra, el mercado se fideliza a la marca.
  3. El proceso puede resultar largo, pero una vez aplicado, la productividad mejora. Hay un control completo del stock y de los procesos de compra.

A continuación, les explicaremos con un ejemplo, cómo puede ser utilizada la estrategia de omnicanalidad.

Tienda Retail

El sector Retail ha ido posicionándose en el mercado y ha llegado a ser parte de un alto porcentaje. Para este ejemplo, utilizaremos una tienda de ropa que vende en una tienda física y en una tienda online. Entonces al ser multicanal, la estrategia debe enfocarse en unificar la comunicación y los procesos de distribución que se encuentran detrás de la compra.

Para empezar, debe haber un control de stock, cuya comunicación se unifique y se dirija a ambas tiendas. Cuando una persona hace una compra, esta información debe actualizarse inmediatamente, para evitar malos entendidos o problemas con el cliente. Además, si no hubo un correcto control de stock, la opción de entrega o recogida, puede verse afectada. En el caso de una tienda Retail, el proceso de omnicanalidad permite unificar la información y tener un mejor control de los productos.

Por último, la omnicanalidad es una estrategia que todas las marcas deberían plantearse, ya que les permite acercarse a sus consumidores y facilitar su proceso de compra. Lo que aumenta la fidelidad y el prestigio de la empresa.

¿Qué esperas para incluir una estrategia omnicanal en tu negocio?